« Volver al blog

“Plan de conocimiento abierto de la UOC” por Pastora Martínez Samper

Pastora Martínez Samper no hace llegar un texto perteneciente a la tesis de la introducción del Plan de conocimiento abierto de la UOC:
“Nos encontramos ante unos retos globales de nuevas dimensiones, la mayoría relacionados entre sí y recogidos en gran parte en la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas. La Agenda 2030 define 17 objetivos de desarrollo sostenible (ODS) y 169 metas específicas que los países deberán tomar como referencia para conseguir un mundo sostenible desde ahora hasta 2030 (Asamblea General de las Naciones Unidas, 2015).
Para contribuir a la consecución de la Agenda 2030, el conocimiento es uno de los elementos clave. Conocimiento generado gracias al pensamiento y la investigación. Conocimiento que hace crecer a las personas por medio del aprendizaje. Conocimiento que es transferido a comunidades y entidades. Conocimiento con el que cada cual, desde su actuación individual y colectiva, contribuye a un futuro más sostenible.
Las universidades, como espacios de generación, transformación, evolución y transferencia de conocimiento, tanto mediante la investigación y la innovación como mediante la formación, desempeñan, por lo tanto, un papel primordial a la hora de contribuir al desarrollo sostenible. De hecho, por primera vez en una agenda política internacional, se reconoce y se exige la necesaria contribución de las instituciones de educación superior para avanzar en el camino de la sostenibilidad global. Y no solo eso: son espacios privilegiados y únicos para hacer avanzar el conocimiento y para hacer progresar a nuestras sociedades.
Sin embargo, actualmente nos encontramos con diferentes obstáculos que impiden sumar y compartir conocimiento con eficiencia y eficacia. Uno de los obstáculos principales es la dificultad para acceder a gran parte del conocimiento, ya que de una manera u otra está «cerrado» y no circula libremente. Esto tiene unos efectos importantes sobre la calidad y la eficiencia de la producción y la transferencia de conocimiento, ya que cuanto más abiertas son la creación y la transferencia de conocimiento, más posibilidades se generan de enriquecerlo y consolidarlo. Por otra parte, el conocimiento está en todas partes, tanto en individuos como en colectivos e instituciones no académicas, pero son escasos los mecanismos de los que disponemos para reunir y conectar este conocimiento.
Así pues, cada vez son más las muestras que denotan la necesidad creciente de renovar el sistema de generación y transferencia de conocimiento para dotarlo de más legitimidad a la hora de transformarlo en un sistema más poroso y participativo.”

Artículo enviado como contribución al “Manifiesto de innovación pública desde las universidades”. Si lo deseas, puedes enviar tus aportaciones.

Foto de  @plqml // felipe pelaquim en Unsplash

Leave a Reply