« Volver al blog

“La universidad como aglutinante del tejido social, ante los nuevos desafíos que demanda la inclusión, equidad e igualdad social” por Adolfo Marchesini y Jerónimo E. Formica

Autores: D.G. Adolfo Marchesini – D.I. Jerónimo E. Formica

Centro de Innovación y Desarrollo (CID). Facultad de Artes y Diseño. Universidad Nacional de Cuyo. Mendoza. Argenina

Desde la Facultad de Artes y Diseño (FAD) de la Universidad Nacional de Cuyo (UNCUYO) de la ciudad de Mendoza, Argentina, reconocemos más que nunca, en estos momentos que la realidad mundial cambió, los conceptos de inclusión, equidad e igualdad de oportunidades cobran aún mayor significado. Momentos en los que la sociedad expone más visiblemente las diferencias de acceso a las necesidades básicas y aquellas otras que permiten garantizar los derechos a la salud, educación y al sostén económico de sus individuos.

Ante un nuevo escenario cambiante e incierto, creemos que el rol de la educación pública deberá fortalecer vínculos entre los diferentes actores de nuestro tejido social, asegurando la inclusión e igualdad de oportunidades para nuestros estudiantes y docentes. Este cambio de expectativas deberá considerar a esta práctica de la enseñanza aprendizaje adecuada a las circunstancias, teniendo en cuenta sus posibilidades tecnológicas, su situación social, familiar y de hábitat.

EL reto actual, en donde las universidades deberán reajustar sus perspectivas y estar atentos a los cambios de los escenarios que nos proponen estos nuevos paradigmas de reflexión sobre qué modo y con qué métodos se deben enfrentar estos desafíos que nos presenta la pandemia mundial y nuestra realidad económica regional donde la desigualdad y la pobreza aumentaron en forma significativa desde la década del 90 hasta nuestros días.

Ante esta realidad contextual nos hace repensar constantemente el rol de la universidad como parte de ese ecosistema, un rol mucho más participativo integrador con el medio regional, pasar a ser el referente en crear espacios y proyectos centrados en la innovación social de esa comunidad y su desarrollo.

Un desarrollo pensado como parte del proceso que establece e interrelaciona la formación de capacidades económicas, sociales y culturales que permiten al individuo, como parte de una sociedad o institución, evolucionar en el sentido de una concepción mental previa sobre su futuro. El logro de un objetivo tan amplio y complejo como es el desarrollo territorial requiere, de la implicación de toda la comunidad, tanto en su concreción como en la previa realización de su planteamiento. Estos acuerdos deben darse desde una postura consensuada entre la universidad, los sectores productivos, organizaciones sociales, el Estado e integrantes de los territorios cercanos. Por ello, para que las universidades puedan hacer frente a estos nuevos desafíos de inclusión, equidad e igualdad de oportunidades en nuestro tejido social, deben aportar aún más aumentando el vínculo interinstitucional, creando espacios mutuos de exploración e innovación social, fuertemente enfocados en el desarrollo territorial. La FAD, cuenta con su Centro de Innovación y Desarrollo (CID), recientemente creado, como parte del Plan Estratégico Institucional, Tecnológico y de Innovación de la Universidad. Este Centro busca vincular, la academia con las realidades sociales regionales; afianzando este rol social participativo que debe tener hoy en día la universidad en una región determinada.

Artículo enviado como contribución al “Manifiesto de innovación pública desde las universidades”.

Foto de  Elyssa Fahndrich en Unsplash