« Volver al blog

“La universidad como red de espacios de innovación y aprendizaje” por David Cabrera Manzano

Autor: David Cabrera Manzano

Dr. Arquitecto y Urbanista.  Departamento de Urbanística y Ordenación del Territorio. Universidad de Granada

 

Trascendiendo la componente material o física de esta institución, la universidad constituye una entidad con un valor educativo y cultural, que corresponde integrar y potenciar a las propias ciudades. Por ello, un proyecto de universidad es también un proyecto de ciudad, y más especialmente para un caso como el de Granada.

Crear una ciudad universitaria de calidad significa, por tanto, crear una estructura urbana en la que la universidad pueda crecer y mejorar; por lo que es imprescindible resolver los principales problemas de la red estratégica de itinerarios y lugares singulares del territorio, conectando las diferentes zonas e iniciando la mejora del espacio urbano de proximidad local. Esto supone también:

  • Optimizar y hacer un mejor uso de los recursos que se tienen -físicos, económicos y sociales- con eficiencia, versatilidad, adaptabilidad, reutilización… como por ejemplo, el uso polivalente de espacios infrautilizados, como son los pasillos y espacios como los comedores universitarios, que podrían ser lugares de trabajo para grupos de estudio a diferentes horas, con una pequeña inversión de adaptación del acceso y organización temporal del espacio.
  • Atender y diversificar los espacios y entornos de aprendizaje (por cantidad o tamaño -individuos, grupos, multitudes-, por cualidad -espacio abierto, espacio cerrado-, acceso –público, reservado-…), las temáticas (exposiciones, conferencias, talleres, concursos, debates, asambleas, monólogos, entrevistas, performance…) reconociendo la acción de mejora sobre el entorno espacial como un detonante para cambio de hábitos y conductas.
  • Impulsar la creación de espacios confortables y alegres que faciliten el uso, la expresión y el respeto a los demás. La ciudad es un mensajero persistente de ideas y comportamientos, y puede ser soporte o plataforma de sugerencias e invitaciones para una urbanidad positiva, al reforzar valores cívicos de cuidado (con diseño saludable, diversidad de usuarios, sacando a la gente a la calle, como dispositivo de igualdad…). La mejora en el diseño urbano de equipamientos pasa por la atención a necesidades de tamaños menores, en dosis pequeñas, pero de efectos y contagios positivos de mayor magnitud. No se trata tanto de hacer más sino de hacer mejor. Innovar significa, en este sentido, mejorar lo que ya tenemos.
  • Crear microrredes culturales, a través de la multiplicación de espacios o unidades locales de comportamiento inteligente y cooperativo, y equipamientos adecuadamente distribuidos por la ciudad, como parques, salas de estudio o descanso, aparcamientos públicos seguros,…

La consolidación urbana de la ciudad universitaria de Granada precisa del aumento de cohesión en el tejido social, diversidad de actividades y cualidades urbanas, versatilidad y flexibilidad de la arquitectura y los espacios que dan servicio a cualquier tipo de uso, intensificación de los medios de desplazamiento, más fluidos y cómodos, etc. En definitiva, se trata de dar más intensidad y mejor uso a cada uno de los recursos que componen el espacio social compartido.

Si la verdadera riqueza de la universidad está en las personas que la constituyen, es preciso centrar cuanto antes los esfuerzos y la atención en dar respuesta a sus necesidades, asistir a esa universidad como espacio donde se cuestiona lo evidente, donde se discute y se experimenta como una condición indispensable para el desarrollo cultural de los talentos innovadores.

 

Estas ideas provienen de las conclusiones de un artículo “Procesos de ósmosis de Granada como Campus Ciudad”, realizado con un grupo de trabajo de la CRUE en torno a Universidad y Ciudad, publicado en la revista Ciudad y Territorio y el monográfico completo es: Vol. XLIX, núm. 192 (2017). Urbanismo y Universidad: la experiencia urbana y territorial de los campus españoles

fuente: Laboratorio de Urbanismo de la Universidad de Granada

 

Artículo enviado como contribución al “Manifiesto de innovación pública desde las universidades”. Si lo deseas, puedes enviar tus aportaciones.

Foto de  Nathan Dumlao en Unsplash

Haz un Comentario