« Volver al blog

Parece una entrada sobre criptografía, pero nada más lejos de la realidad. Desde el MediaLab, estamos muy concienciados sobre el papel que deben desempeñar nuestros laboratorios sociales en la cartografía ciudadana, como conectores del software cívico que se realiza en ellas, sobre todo las que se ejecutan en redes no percibidas, pero sí, muy bien distribuidas, ¿de ahí su invisibilidad aparente?

Antes que nada, una aclaración inicial: ¿Qué significa ese misterioso acrónimo, UIxD?

Por UIxD se conoce una disciplina naciente llamada: Urban Interaction Design, una mezcla que gestiona el activismo ciudadano, con dosis de “artivismo“, la hibridación cultural y la gestión urbana; o resumiendo: la faceta ciudadana del concepto de Smart City.

Hacer ciudad, no corresponde tan solo a los poderes públicos, es una oportunidad y un deber de cualquier colectivo social o ciudadan@ que quiera expandir los límites de la ciudad, no desde una aproximación geográfica, sino del conocimiento y la colaboración en proyectos netamente sociales, para hacer de nuestros espacios urbanos, ciudades agradables.

Smart City, no puede ser una nueva religión para tecnólogos y planificadores públicos y contratistas privados, que hagan del Big Data el nuevo dogma de la eficiencia. Los datos han de estar al servicio de la Política y del empoderamiento de las ciudades: es decir, de las personas, que son las que le confieren su sentido ontológico.

Por lo tanto, la UIxD es una disciplina con una vertiente netamente pragmática, que bebe de muchas disciplinas, con una gran capilaridad, dada la capacidad granular de la sociedad para desarrollar proyectos, por encima de los proyectos planificados (y necesarios) desarrollados por el sector público. Estos proyectos ciudadanos son la perfecta complementariedad para hacer crecer el concepto de ciudad agradable, de ciudad adaptada a las personas, y no a los artefactos, constituyendo un dispositivo social compartido, colaborativo y replicado; listo para ser prototipado en cualquier aspecto ciudadano y en cualquier territorio.

Es una forma de hackear la ciudad para hacerla más habitable, con nuevos nodos de colaboración público-privado, que superen el concepto tradicional de este binomio. Nace una nueva forma de abordar el papel de la ciencia ciudadana y del empoderamiento ciudadano, para provocar nuevas formas de participación y nuevas fórmulas de gestión, que ayuden a reforzar las democracias en el nivel local y lograr hábitats más agradables.

En definitiva: se trata de desarrollar un nuevo ecosistema, con “viejos” conocidos, pero con nuevos “relatos” y sobre todo nuevas “formas”. En MediaLab estamos trabajando en un proyecto de estas características, que pronto daremos a conocer, y os va a encantar.

Para saber más sobre este concepto:

Ciudades a escala humana.

Digital Cultures Research Centre.

Urban IxD.

The Urban IxD Manifesto.

Haz un Comentario