« Volver al blog

Granada, ciudad de la cultura. ¿Cómo nos ven desde Europa? Diagnóstico y propuestas

Artículo de opinión publicado en Ideal el domingo 23 de julio de 2017 
y en formato digital en estebanromero.com

artículo en ideal ciudad cultura

Nos hemos acostumbrado los granadinos a ver nuestra ciudad encumbrada en los rankings más diversos ensalzando sus virtudes en el ámbito turístico, culinario, cultural, etc. Desde los estudios más sesudos hasta las encuestas más peregrinas nos hacen ver que somos excelentes a pesar de las carencias y el desencanto que por otra parte nos embarga. Granada, Ciudad de la Ciencia y la Innovación; Granada, Ciudad de la Literatura por la Unesco; Granada, Ciudad del Rock; y quién sabe si Ciudad Europea de la Cultura en 2031. Una maravillosa colección de títulos que bien pueden petrificarnos en un hermoso pasado y en una estética estereotipada o lanzarnos a la búsqueda de lo que queremos ser sobre la belleza que nos rodea y los muchos atractivos que gozamos. No sé si les pasa, pero viviendo dentro de este pequeño microcosmos a veces sospecho que tanta excelencia pudiera ser más objeto de complacencia interna que de una verdadera apreciación objetiva de un observador independiente que nos mira sin más interés que el de observar.

Parece que este mismo espíritu de duda es el que ha hecho que la Comisión Europea haya desarrollado una herramienta denominada Monitor de Ciudades Culturales y Creativas (“Cultural and Creative Cities Monitor”, por si desean buscar la referencia en Internet y explorar los múltiples datos que ofrece), que desarrolla un índice global, con 29 indicadores, que permite comparar las ciudades entre sí. El índice está compuesto por tres áreas: actividad cultural; economía creativa (atendiendo a creación de empleo e innovación); y características del entorno que hacen que la ciudad sea atractiva al talento y la cultura.

Vídeo sobre las conclusiones del informe

El primer informe publicado en este mes de julio incluye 168 ciudades de 30 países europeos. En España concretamente se han analizado 14 ciudades: las que han sido capitales europeas de la cultura o han estado cerca de serlo (Madrid, Salamanca, San Sebastián, Santiago de Compostela, Burgos, Córdoba, Las Palmas y Zaragoza), las nombradas ciudades creativas por parte de la Unesco (Barcelona, Bilbao, Granada y Sevilla) y aquellas que cuentan al menos con dos festivales internacionales (Lleida y Valencia).

Tomando en cuenta esta herramienta, ¿qué lugar ocupa Granada? ¿qué fortalezas tiene y qué carencias?
Si tomamos en cuenta el índice global (que pondera actividad cultural un 40%, economía creativa otro 40% y factores del entorno un 20%), Granada se sitúa como tercera ciudad de España con una puntuación de 28,1 solo superada, por muy poco, por Madrid (28,6) y Barcelona (33,2); y a mucha distancia de la cuarta que es Santiago con 23,7. En el nivel europeo se sitúa ligeramente por encima de ciudades como Brujas (28,1), Colonia (28), y Oporto (27,9), así como supera a capitales como Bucharest (27, 7) y Roma (26,8).

Ciudades españolas en el índice

Ciudades españolas en el índice

Si desgranamos la información, Granada es la primera de las ciudades españolas en actividad cultural con 41,9 puntos, muy por encima de Barcelona, segunda en el ranking con 33,2. Los datos indican que particularmente nuestra ciudad destaca por sus infraestructuras y programación culturales, especialmente por el número de lugares para visitar y de forma muy destacada, casi triplicando la oferta de ciudades similares en términos de renta y población, por el volumen de conciertos y espectáculos. Especial mención recibe en el informe el Festival Internacional de Música y Danza de Granada y el Festival Internacional de Poesía.

Ranking de ciudades españolas según su actividad cultural

Ranking de ciudades españolas según su actividad cultural

Sin embargo, el panorama no es tan alentador si miramos a nuestra ciudad en términos de economía creativa. Está ligeramente por debajo de ciudades similares, si bien se mantiene por encima de las otras ciudades andaluzas analizadas, Sevilla y Córdoba. Granada adolece principalmente de empleos en el sector tradicional de medios de comunicación y está muy por debajo de otras ciudades en términos de patentes y derechos de diseño industrial. Sin embargo, lo más preocupante es la reducida capacidad de generar empleo en nuevas iniciativas empresariales en sectores creativos, vinculados al entretenimiento, las artes y la comunicación.

En relación a los factores del entorno, Granada cuenta con un grave problema de accesibilidad, con dos indicadores determinantes: el escaso volumen de vuelos y el aislamiento ferroviario. Compensan estos graves déficits el capital humano y el nivel de educación, destacando el número de graduados en artes, humanidades y tecnologías de la información. La Universidad así se vuelve a posicionar como un elemento dinamizador fundamental para nuestra ciudad en términos culturales y económicos.

Estos son los datos con los que otros ojos mirarán a la ciudad desde Europa. Granada ocupa, en términos globales, el puesto número 13 en el continente entre las ciudades con una población entre 100.000 y 250.000 habitantes. Si solo nos fijamos en la actividad cultural, asciende hasta la séptima posición. Con estas mimbres sin duda la ciudad es una candidata de primer nivel para ser Ciudad Europea de la Cultura en 2031, coincidiendo con el quinto aniversario de la fundación de nuestra Universidad.

Todos los indicadores de la ciudad de Granada

Todos los indicadores de la ciudad de Granada

Sin embargo, hay retos que se deben abordar de manera urgente para que Granada avance cultural y económicamente. El primero sin duda es el transporte: seguir mejorando la oferta de vuelos como ha venido ocurriendo en los últimos tiempos y acabar por fin con el aislamiento ferroviario de una forma que permita integrar el tren en la ciudad y redibujar esa gran avenida que las vías proyectan hacia la Alhambra y Sierra Nevada. Es urgente consensuar una única voluntad política para el mayor reto urbanístico de estas primeras décadas del siglo XXI.

El segundo es el impulso a las industrias creativas en nuestra ciudad. La cultura y la creatividad son motores de riqueza en trabajos que han soportado mejor la destrucción de empleo sufrida durante la crisis. Desarrollar una ciudad cultural y creativa supone fortalecer nuestra identidad como granadinos internamente y nuestra imagen y presencia en el marco español y europeo. Las industrias creativas serán las que menos sufran los procesos de automatización que estamos viviendo en esta denominada Cuarta Revolución Industrial. Pero para ello debemos transformar sin cesar nuestra oferta formativa y cultural, trabajando por escenarios cada vez más híbridos donde las formas culturales tradicionales analógicas recojan el potencial de los nuevos medios digitales. Desde la Universidad por ejemplo avanzamos en el desarrollo de unas Humanidades Digitales que desarrollen una visión contemporánea de los retos sociales que afrontamos.

A estos dos retos, querría sumar un tercero. Es preciso construir cultura como un proyecto compartido, participativo y ciudadano, con un protagonismo claro de los jóvenes.

Si vamos a mirar a 2031 como una meta, que no sea con un enfoque finalista, sino como la excusa perfecta para caminar con un horizonte a medio plazo que nos haga pensar y actuar sobre la Granada que queremos ser. Pensar juntos y hacer juntos, instituciones públicas, privadas y ciudadanía en su conjunto. Necesitamos que este viaje sea el que active a nuestra gente desde una visión de innovación social y ciudadana. Transformar una mentalidad tantas veces pesimista y apática, por una clara orientación a la acción, asumiendo que somos los actores clave de nuestro tiempo. Desde la Universidad de Granada, a través de Medialab UGR, lanzamos a nuestras instituciones la iniciativa de un Laboratorio Ciudadano para la Innovación denominado LabIN Granada, que justamente a finales de mayo lanzó el reto de rediseñar nuestra ciudad pensando en 2031 desde una aproximación netamente participativa. Se trata de una aportación para pensar entre todos en cultura, lo que también implica pensar en bienestar, en medio ambiente, en sostenibilidad, en transporte, en crear nuevos entornos de convivencia y espacios de encuentro, de creación y de participación ciudadana.

En Granada mucho es posible, estoy convencido.

Referencias

La referencias utilizadas en el artículo se han incluido en forma de hiperenlaces. En todo caso desgloso aquí los diversos documentos que componen el primer informe Cultural and Creative Cities Monitor, cuya página web recomiendo para poder consultar los datos de manera interectiva. Los documentos enlazados están en inglés y en formato pdf.

Los datos completos de los diversos indicadores se publicarán en breve.

Haz un Comentario